Don’t trust that bitch called algorithm! 

Uno puede pasar toda una vida escuchando a las mismas bandas que nos enamoraron en la adolescencia: el factor nostalgia juega un papel muy importante en la música que consumimos todos los días, tanto, que a veces no estamos del todo abiertos a conocer nuevos sonidos; esto parece ser una constante a partir de que nos acercamos a los 30 (pregúntenles a sus conocidos que anden rondando esa edad.)

A lo que resulta interesante saber cómo y dónde es que los melómanos y los escuchas casuales descubren nueva música. Recordemos que por muchos años, la radio jugó un papel vital en este sentido, tanto que sencillo que tocaban en las estaciones, sencillo que se volvía hit y que vendía millones de copias. Por supuesto eso daba pie a mucha payola y corrupción, pues la industria musical era prácticamente controlada por los ejecutivos de las disqueras y de las estaciones de radio.  La aparición de MTV y de los canales de televisión musicales amplió un poco el espectro y le dio espacio a nuevos sonidos, sin embargo terminó por convertirse en lo mismo que llegó a revolucionar.

No fue sino hasta la llegada de los formatos digitales y de las plataformas P2P para compartir archivos, sumados a la infinita world wide web, que el océano musical se abrió, dando visibilidad a lo más oscuro y underground de géneros que hasta ese entonces sonaban a fantasía. Años después, llegaron las plataformas de streaming como Spotify y Apple Music (entre otras), que por un lado jodieron la industria discográfica, pero que por otro, abrieron puertas y ventanas a más artistas y fans de la música, gracias a sus cada-vez-más-precisos algoritmos, que hacen que descubrir música que nos guste hoy en día es tan fácil como un swipe en el celular.

A partir de eso, se podría pensar que estas plataformas son los medios más utilizados para descubrir nueva música; sin embargo, no lo son, quizás son la vía predilecta de los millennials y los más jóvenes, pero el grueso de la población (al menos en Estados Unidos) sigue fiándose de las transmisiones de radio tradicionales para conocer a sus nuevos artistas favoritos.

¿Cómo es esto posible? Bueno, Nielsen, una compañía líder en la investigación de mercados (ellos son los responsables de que agencias de publicidad y marcas estén al día en tendencias, sobre lo que la gente consume, ve y escucha), en su más reciente estudio Music 360 Report, encontró que el 49% de la población descubre música a través de las frecuencias AM y FM de la radio, sí, ¡como si fuera 1960!

Según Nielsen, una de las principales razones por las que la radio sigue ‘mandando’ cuando se trata de escuchar nueva música, es porque la gente prefiere que un buen oído –como el que deberían tener los locutores y programadores– le diga qué escuchar, o le recomiende qué está bueno. Si bien tanto Spotify como Apple Music tienen un equipo de curadores de listas, podcasts y más, al parecer no han generado la confianza suficiente para que la gente se base solo en ellos cuando quieren escuchar algo nuevo; o quizás ni siquiera saben que todo ese contenido musical es curado por personas.

A continuación hay una gráfica que muestra los resultados del estudio. Si quieres consultarlo completo, da click aquí.


¿Tú cómo descubres música nueva?