Hace unos días nos preguntamos exactamente lo mismo, y después de leer varios artículos al respecto, te podemos decir que no se puede saber al 100% la composición de las tintas. 

¿Por qué? Bueno, a diferencia de ciertos sectores, como el de la comida, en donde los ingredientes de los productos tienen que ser especificados en el empaque, quienes producen las tintas no están obligados a decirte con qué las hacen. De hecho, la mayoría ni siquiera son tintas per se.

La tinta está compuesta de dos elementos, el pigmento y el líquido portador (este puede ser único o una mezcla de varios). La función del líquido es distribuir el pigmento, inhibir el crecimiento de patógenos y evitar la aglomeración de pigmentos, en pocas palabras es lo que le da esa fluidez a las líneas o formaciones de tu tatuaje. Los portadores más comunes son el alcohol etílico, anticéptico, aceite de avellano de bruja, agua purificada y glicerol. La función del pigmento es justamente dar color al tatuaje.

Según este interesante artículo de Thought Co., la mayoría de los pigmentos que se encuentran en las tintas para tatuar no son vegetales sino sales metálicas, aunque también hay algunos plásticos. Y aunque, al menos en Estados Unidos, no están reguladas, la Food and Drug Administration las ha examinado para determinar su composición química, comprender cómo reaccionan a la luz y al magnetismo, entender cómo se ‘rompen’ dentro de la piel, y qué tanto representan un riesgo a corto o largo plazo.

Así que, por el momento, no podemos saber con claridad la composición total de las tintas para tatuar, pero lo que sí podemos decirte es que en InkInc utilizamos solo las mejores, así que no tienes nada de qué preocuparte.

Dale un vistazo al artículo para conocer algunos de los elementos de las tintas según su color.