Cuando tu falta de talento se convierte en tu mejor carta de presentación. 

Eso es lo que le pasó a Helena Fernandes, una chica brasileña de 26 años que ‘presume’ sus feos dibujos, y no solo eso, sino que los tatúa a todos aquellos aventureros que buscan algo ‘diferente’.

Helena hizo de sus pobremente logrados dibujos su principal arma, con la que se ha hecho de más de 30K seguidores en Instagram después de abrir su estudio casero como Malfeitona, bajo la bandera de ‘tatuagens peba’ o ‘tatuajes basura’, como describe a su estilo. Curiosamente sus dibujos nos recuerdan a estilos como el ignorant.

Aquí les dejamos algunas imágenes. Si quieren ver más, síganla en IG.