Los mayas utilizaban solo tres símbolos básicos para enumerar las cosas: el punto, el caracol, y la raya. Es esta última la que nos recuerda que los tatuajes de líneas simples no pasarán de moda. 

¿Quién no ha visto una o varias líneas tatuadas en alguien? A simple vista, estos tatuajes pueden parecer demasiado básicos, pero detrás de ellos pueden existir grandes historias, o precisamente, como la numeración maya, pueden representar años, hitos en la vida de esa persona.

Las líneas se volvieron muy populares por ahí de 2010, cuando en la búsqueda por la limpieza estética, los tatuajes minimalistas cobraron un auge enorme: mientras más delgados y pequeños, más ‘finos’ se volvían. De repente muchísima gente comenzó a hacerse fotos presumiendo estos tatuajes, ocasionando furor en plataformas como Tumblr y posteriormente Pinterest. Con el tiempo, se volvieron un instrumento para parodiar a quienes los portaban, que eran en su mayoría los denominados ‘hipsters’.

Ahora en pleno 2017, las etiquetas están más sobradas que nunca, y los tatuajes de líneas están volviendo para quedarse, e incluso de una forma evolucionada, pues ahora podemos ver concentraciones de líneas, algunas perpendiculares, otras que se extienden por todo el costado del cuerpo, y todo tipo de conceptos que le dan un nivel más creativo que antes. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si te gustan este tipo de tatuajes, es importante que consideres el grosor de la línea que quieres, y en base a a eso elijas bien al o a la tatuador(a) mejor capacitado(a) para hacértelo. Nunca está de más preguntar, pues hay algunos que solo utilizan agujas de cierto grosor, o que no se sienten cómodos haciendo diseños tan delgados. Si tienes dudas échanos un mail a quierountatuaje@inkinc.tv 😉