The more you know… Te contamos un poco sobre el origen de las flash sheets tattoo. 

Una flash sheet o simplemente flash es una lámina en la que los artistas presentan varios de sus diseños listos para tatuar. Es algo así como un álbum de fotos, en el que es más práctico y sencillo conocer el trabajo de un tatuador.

Según este interesante post de la New York Historical Society, si bien la invención de la máquina de tatuar eléctrica detonó y popularizó la cultura de tatuaje, otro de los factores importantes para su desarrollo fue la distribución de flashes, ya sea en portafolio o directamente exhibidas en las tattoo shops.

De acuerdo al libro “Secrets of a Strange Art” de Albert Parry (1933, Simon and Schuster), durante la década de los 30 la demanda de tatuajes comenzó a ser tal, que los artistas no se daban abasto con las peticiones de nuevos diseños, que empezaron a crear estos ‘catálogos’ con diseños previamente pensados y hechos, que distribuían en revistas y correo, lo que ayudó al crecimiento de estudios y artistas.

Las primeras flashes eran de diseños sencillos, con la finalidad de acelerar el proceso de tatuado. En estas lo que predominaron fueron los elementos patrióticos como águilas y la bandera estadounidense, así como estética marítima: anclas, buques y más; todo esto es parte del conocido estilo tradicional o old-school.

Parry, el autor del libro, da crédito de la popularización de la flash sheet al tatuador neoyorkino Lew “the Jew” Alberts y a Percy Waters, quien tenía un importante negocio de correos y distribuía y se promocionaba con las flashes mostrando las últimas tendencias en tatuajes. Aquí uno de sus anuncios.


 Scott Wedgewood Womens Jersey