Venga, que estás por hacerte tu primer tatuaje (o no necesariamente el primero), y quieres algo que se vea chingón por muchos, muchos años. ¿Qué puede ser?

Como bien sabes, dentro del mundo de los tatuajes existen varias corrientes o estilos, dependiendo de cosas como el color de la tinta, las formas, los diseños y las técnicas. –De hecho, acá en inkinc.tv tenemos una serie de publicaciones llamada #INKstyles en la que hablamos de algunos de ellos. 😉

Dentro de ese mundo de posibilidades, hay algunas que son tendencias, nada más que modas que se van contagiando a través de Instagram o algunos medios de entretenimiento. Por supuesto, no estamos juzgando a ningún estilo, y siempre estamos a favor de que las personas se tatúen lo que quieran (su cuerpo, su decisión), pero no podemos negar que hay estilos temporales, que en el momento pueden verse muy bien pero que unos años después pierden su atractivo.

Un ejemplo que probablemente recuerdes es el de los tatuajes tribales, no los primeros de la historia, sino los que se volvieron populares en los 90′: durante algunos años de esa década fue muy cool hacerse uno, pero a partir de los 00′ e incluso hasta hace 5 años, eran considerados como de mal gusto. Lo creas o no, se viene un revival fuerte de este tipo de tatuajes.

Así que, si los tatuajes son permanentes, ¿por qué no hacerse uno que siempre se vea como si te lo hubieses hecho ayer?

Queremos contarte sobre dos estilos que estamos seguros de que nunca pasarán de moda: el old school (irónico, ¿no?) y el blackwork.

Podríamos decir que el old school o tradicional es el “padre de los estilos”, pues es el que cobró más fuerza al inicio del siglo XX, y el que, de hecho, le dio popularidad y empuje a la cultura del tatuaje, con personajes como Sailor Jerry y Ed Hardy. Así que lo seguiremos viendo por muchos años más, quizás con algunas variaciones, como cuando apareció el neotradicional, que básicamente era una interpretación moderna, con más detalles, de los mismos elementos vistos y usados en el tradicional.

El segundo estilo que recomendamos bastante es el blackwork, aunque ojo, hay dos vertientes, así se le llama al trabajo en tinta negra –sin importar el diseño– y también a los tatuajes que son bloques completos en negro, con algunos detalles sobre todo geométricos o de mandalas. Este estilo es atemporal porque la tinta negra da la impresión de uniformidad, eso hace que los diseños, aunque sean muy distintos entre sí, parezcan parte del mismo “concepto”. También porque es algo bien sabido que el negro siempre nos hace ver bien.


De estos dos, ¿cuál es el estilo que más te gusta?