Los tatuajes y la delincuencia estarán ligados por siempre, es algo que tenemos que aceptar y comprender, pero también es una relación que podemos ir debilitando y combatiendo con el ejemplo: demostrando que tener tatuajes no tiene nada que ver con nuestra calidad como seres humanos.

Dentro de las sociedades en donde la relación delincuencia-tatuajes ha estado más presente, es en la Rusa, sin embargo, debido a las restricciones y a la opacidad gubernamentales, se sabe poco al respecto. Eso dio pie a que la cineasta Alix Lambert decidiera emprender una investigación y documentarla para mostrar de viva voz las jerarquías del sistema penitenciario ruso.

En el documental The Mark of Cain (Znamie Kaina, 2000), la directora se adentra en las prisiones del gigante asiático para descubrir cómo funciona el sistema, mientras devela los simbolismos y significados de los tatuajes de los presos, mediante narraciones y entrevistas. A pesar de que ahora la práctica está prohibida en las prisiones, desde 1920 se han documentado casos de presos tatuados con fines de identificación y rastreo de su historial criminal, lo que representa una marca de por vida que les impide conseguir empleo al cumplir su condena, por mencionar lo menos.

Al momento de su estreno, el documental fue nominado a los Independent Spirit Awards y recibió una Mención Honorífica de la Asociación Francesa de Periodismo, gracias al trabajo de investigación que representó. Aquí puedes verlo completo con subtítulos en inglés.